7-pasos-para crear-guía-de- estilo-de-redes-sociales

Hoy en día es impensable que una marca no tenga redes sociales. Gran parte de la visibilidad de una compañía viene de la mano de plataformas como Facebook, Instragram, Twitter, Linkedin, entre otras. Pero si no sabes cómo sacarles partido a tus redes sociales o todavía no las has creado, ten en cuenta los siguientes pasos para potenciar tu imagen corporativa en el entorno online.

Antes de sumergirte en todo el proceso de creación de perfiles sociales y publicar cualquier tipo de contenido, es necesario que elabores una guía de estilo de tus redes sociales corporativas.

Tenemos que ser conscientes de que toda la información que publicamos en las redes sociales corporativas va a repercutir en la imagen de la empresa. De ahí la importancia de analizar y tener claro los mensajes que queremos transmitirles a nuestros seguidores.

En este post voy a explicar los 7 pasos imprescindibles para crear la guía de estilo de las redes sociales de tu negocio. ¡Empezamos!

1. Definir tu identidad corporativa

Si ya tienes definida tu identidad corporativa, genial, te ahorrarás bastante tiempo. Sin embargo, si nunca te has parado a pensar sobre los valores, el logotipo, la tipografía y los colores corporativos de tu empresa, es el momento de invertir tiempo en definir tu identidad para destacar lo que te caracteriza y diferencia de tus competidores.

2. Marcar los objetivos ‘Social Media’

Una vez que hayas definido tu identidad corporativa y ya sepas quién eres, es el momento de pensar en lo que quieres lograr a través de tu actividad en redes sociales.

En el marco de las redes sociales, hay principalmente tres objetivos:

  • Llegar a nuevos públicos (alcance).
  • Convertir los seguidores en clientes.
  • Retener los clientes.

Puedes centrarte solo en uno de los tres objetivos o puedes adaptar tu estrategia de marketing social media para cada plataforma. Por ejemplo, puedes perseguir los dos primeros objetivos en Twitter, y el tercer objetivo en Facebook.

Estos objetivos pueden ir variando con el paso del tiempo, ya que pueden aparecer nuevas redes sociales, estrategias u otros objetivos.

3. Elegir las redes sociales   

En caso de que tu empresa ya cuente con perfiles sociales, es el momento de hacer una lista de todas ellas. Incluso si es una red social que está descuidada. Nos interesa hacer un listado de todas las redes sociales en las que nuestra empresa tiene cuenta.

Y lo mismo ocurre si no dispones de ninguna red social. Es conveniente que hagas un listado de todas las redes sociales para, posteriormente, seleccionar aquellas que mejor se ajusten a la estrategia social media.

Una vez hecha la lista, tenemos que analizarla cuidadosamente. ¿Cómo se adapta cada red social con los objetivos de nuestra estrategia?

Si tienes varios objetivos, como hablamos en el paso anterior, podrías clasificar la lista en diferentes segmentos según los objetivos (alcanzar, convertir y retener). Debes plantearte si tu equipo tiene la capacidad suficiente para gestionar las redes sociales que has seleccionado en tu lista. En este punto hay que ser realistas, porque es mejor tener pocos perfiles sociales con contenido de calidad que muchas cuentas y mal cuidadas.

4. Determinar el estilo de los mensajes

Cada red social tiene un estilo diferente acorde a su funcionalidad. Este aspecto hay que tenerlo en cuenta, pero no debe influir a la hora de determinar el estilo de los mensajes de tu empresa. 

El tono que utilices debe ser coherente con los valores de tu marca para que resuene sobre tu público objetivo. Por ejemplo, si tu servicio y/o producto está dentro del sector infantil, tus mensajes pueden estar compuestos por juegos de palabras, palabras cuquis y amigables, etc.

En la guía de estilo también se debe definir qué elementos textuales y audiovisuales se van a emplear. ¿Los emojis concuerdan con la imagen de tu marca? Si es así, no te cortes y utilízalos en tus mensajes de texto, pero tampoco te excedas. Mi consejo es que dependiendo el tipo de información que trasmites, emplees máximo 2 o 3 emoticonos.

En cuanto al estilo visual, hay que especificar qué tipo de contenido se ajusta a la imagen de tu empresa y cómo se quiere transmitir. Por ejemplo, si solo se van a publicar fotos o también vídeos. Si solo se apuesta por imágenes, que todas lleven una misma línea editorial, como puede ser poner el logo de tu empresa en la parte inferior y una frase en cada foto.

Si la opción de publicar solo fotos no te convence, ¡dale una oportunidad a los vídeos! Una cuenta social nutrida de vídeos y fotos es mucho más atractiva y dinámica. El video marketing es una apuesta segura, pero tendrías que especificar en la guía de estilo de tus redes sociales qué tipo vídeos se publicarían, porque habría que diferenciar entre vídeos propios, que son los que elabora la propia empresa, y los vídeos compartidos que son ajenos a nuestra empresa, pero relacionados con nuestra actividad y/o producto.

Los memes y los GIFs son actualmente una gran fuente de interacción en las redes sociales. Este sería el momento de valorar si estos formatos se pueden ajustar a tu estrategia social media.

5. Establecer las reglas de participación en las redes sociales

Las redes sociales son una fuente para conseguir clientes, pero también son ideales para mantener las relaciones con los clientes y conocer todas sus novedades. De ahí la importancia de establecer las reglas para que la participación sea efectiva.

Hasta ahora hemos hablado de los objetivos y el tono de los mensajes por separado. Pero ha llegado el momento de que se fusionen. ¿Cómo?  

Recuerda que los objetivos en redes sociales son: alcanzar, convertir y retener. Mientras que el tono de los mensajes debe concordar con esos objetivos. Personalmente, recomiendo tener este esquema siempre presente:

objetivos-social-media

Normalmente, los dos primeros puntos, atraer e informar, se complementan y se orientan más a una comunicación externa. Creas publicaciones y promocionas anuncios para atraer a empresas y personas a tu marca. Y en la etapa de informar también se incluyen algunas preguntas individuales de personas que están considerando adquirir tu producto o servicio.

La fase de servir incluye tanto el servicio al cliente como la escucha social. Cada vez más, las personas utilizan las redes sociales como un canal de servicio al cliente donde pueden hacer sus consultas y dejar sus quejas. De ahí la importancia por parte de las empresas de hacer una escucha social porque es una buena manera de encontrar a los clientes potenciales.

En la guía de estilo de redes sociales también se deberían definir los procesos para responder las consultas y quejas en el menor tiempo posible, porque como bien sabemos, las redes sociales demandan inmediatez. Existen varias herramientas de automatización de escucha social que te ayudarán a gestionar mejor la situación. Igualmente, me parece útil hacer una lista de palabras clave de escucha social para facilitar el rastreo.

Creación de contenido para redes sociales

Uno de los errores más frecuentes es pensar que el contenido se crea después de tener la guía de estilo de redes sociales lista. Se eligen las redes sociales, los objetivos, el tono…y ya luego se crea el contenido. Pues no.

Tómate tu tiempo, y toma algunas decisiones claves sobre contenido que vas a publicar, como:

  • ¿Publicamos solo contenido interno o compartimos publicaciones de otras fuentes?
  • Si compartimos contenido interno y externo, ¿cuál es la relación entre los dos tipos de contenido?
  • ¿Cómo obtenemos y aprobamos el contenido externo?
  • ¿Qué herramientas utilizaremos para acortar las urls?
  • ¿Qué estrategia emplearemos para compartir enlaces en Instagram?
  • ¿Cuándo programamos las publicaciones y cuándo se publican espontáneamente?
  • ¿Qué herramientas de programación vamos a emplear?
  • ¿Qué formatos vamos a utilizar? Fotos, vídeos…

La mayoría del contenido de redes sociales puede ser reutilizado. Por ejemplo, redimensiona las imágenes para adaptarlas a Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest. Pero esto requiere dedicarle unos minutos todos los días. Así que, si dispones de recursos limitados, es preferible que comiences con pocas cuentas, aunque solo sea una, y no abarcarlas todas porque a la larga perjudicarías tu imagen de marca.

Otro punto importante que debe tener una guía de estilo de redes sociales corporativas es el planning de las publicaciones, es decir, establecer un plan indicando con qué frecuencia y qué tipo de contenido se publicará en cada red social.

Gestión de crisis

Nadie quiere lidiar con una crisis en redes sociales, pero la guía de estilo no estaría lista sin una planificación de desastres. Como las redes sociales son tan inmediatas, un escándalo o desacuerdo puede estallar rápidamente. Por eso se necesita un plan de gestión de crisis por si acaso.

El primer paso es identificar la persona que se vaya a encargar de las publicaciones de redes sociales. Una única persona debe realizar esta tarea para evitar mensajes contradictorios. Detrás estará su equipo, pero el contacto en redes sociales y publicaciones estarán bajo su control. Entre sus tareas también estará gestionar las publicaciones que estaban programadas y valorar si es un buen momento para publicarlas o pausarlas.

Tanto con las quejas individuales como las crisis generales, la comunicación debe mantener el mismo tono. Es decir, ante situaciones de estrés, el equipo debe mantener la calma y no ser impertinentes ni despectivos. Incluso si hay insultos en la queja del usuario, nunca se debe responder al insulto, únicamente a la queja legítima. Ante esa situación, el equipo deberá gestionar los comentarios negativos con educación y sin perder los estribos en línea.

6. Medir los resultados de la actividad

Como ya he dicho en otras ocasiones, en el marketing digital es imprescindible saber los resultados del a actividad. Para ello, necesitamos establecer unas métricas y analizarlas para conocer mejor el entorno de nuestra empresa. Por ejemplo, revisar las menciones de la marca, realizar un rastreo de interacciones significativas y seleccionar los KPIs más oportunos.

Algo que nos interesa a los especialistas de marketing es saber de dónde provienen los clics, que es lo que se conoce como atribución. La estrategia de atribución solo funciona si somos consistentes, por lo que vale la pena dedicarle un espacio en la guía de estilo de redes sociales.

Existen varias herramientas de seguimiento de la atribución a las redes sociales tanto de pago como gratuitas, como puede Google Analtytics,

7. Crear una imagen alrededor de la marca

Con la ayuda de tu equipo puedes crear una imagen alrededor de la marca. Es una manera de darse a conocer, ya no solo profesionalmente sino conocer un poco la personalidad de cada profesional de la empresa. Por ejemplo, se puede motivar al equipo a estar activo en las redes sociales con sus propias cuentas, que compartan contenido corporativo en su Linkedin, o que publiquen fotos de celebraciones en la oficina.

equipo-bannister-global

Si esta idea encaja con la filosofía de tu empresa, recuerda que debes dejar que las personas sean ellas mismas. Si no quieres que publiquen nada relacionado con el trabajo, déjalo claro.

La principal ventaja de la guía de estilo de redes sociales es que permite establecer expectativas claras para que cada profesional de tu equipo sepa cómo realizar su tarea, garantiza la coordinación y te asegura una buena imagen corporativa en las redes sociales.

Aunque son muchos los puntos a tener en cuenta para elaborar una guía de estilo de redes sociales, tu tiempo estará bien invertido en su elaboración. Con los objetivos, expectativas y procesos claros, ahorrarás mucho tiempo y tu equipo te lo agradecerá.

En Bannister Global podemos ayudarte a crear una estrategia social media para sacarle el máximo beneficio a tus redes sociales.   

 ¿Quieres saber más?

Descarga 'Inbound marketing, de la A a la Z'

Etiquetas de la entrada: Comunicación online | Marketing | Redes sociales