Renovar tu página web es urgente

El mundo online es un terreno ya consolidado en el día a día de nuestras vidas; el ordenador, la tablet, el móvil e incluso nuestro coche, lavadora, aire acondicionado y cocina se encuentran ya conectados a la gran red. Internet se ha establecido como una herramienta indispensable que, bien aprovechada, puede significar el impulso ideal para alcanzar el éxito. Cada vez son más las empresas, proyectos y negocios que deben su fortuna a su página web, que les ha permitido alcanzar públicos antes impensables en un periodo de tiempo y coste muy reducidos, lo cual se traduce en unos excelentes resultados.

No bastando con la simple presencia online de tu empresa, esta debe ser dinámica y continuamente actualizada, de lo contrario pasará desapercibida por el usuario. Asimismo, cuando decides renovar tu página web, debes evolucionar a medida que lo hacen tus usuarios y es que, si a día de hoy el 96% de las personas usa el dispositivo móvil cuando necesita consultar algo, ir a algún sitio o hacer una compra, debes ser consciente de ello y optimizar tu web para dicho dispositivo.

La página web funciona además como un escaparate, ya que puede impulsar tu negocio y supone la ruptura de su barrera espaciotemporal. Los obstáculos geográficos desparecen y tu empresa se puede dar a conocer al otro lado del mundo con tan solo un clic.

Como algunos psicólogos afirman, solo hacen falta unos pocos segundos para saber si algo nos agrada o no, si nos inspira confianza o no. Por ello, la necesidad de contar con una web activa y atractiva se convierte en la prioridad de la estrategia de comunicación de cualquier empresa, tanto de cara al cliente como de cara a los motores de búsqueda (posicionamiento SEO).

No, tu web no está acabada y nunca lo estuvo

Al igual que una dieta, la web no tiene fecha final. Debe interiorizar unos hábitos saludables que se deben practicar a lo largo del tiempo para mantenerse sana y en forma, o de lo contrario, prepárate para el 'efecto rebote'. En ambos casos, constancia y esfuerzo son los alimentos imprescindibles para conseguir los resultados deseados. Refresca y actualiza la página web continuamente, colócala en los primeros puestos de Google y mantén a tus visitantes expectantes.

Que tu web muestre anuncios emergentes, no cuente con un certificado de seguridad, que haya perdido puestos en los motores de búsqueda, que use tecnología Flash o que no sea responsiva, son señales claras de que puedes estar ante una página web desfasada. Pero no desesperes, todo tiene solución.

Para empezar, date una vuelta por internet, visita otras webs y consulta el asesoramiento de un experto para obtener consejo sobre lo que más le conviene a tu negocio. Como podrás ver, la creación de contenido ha llegado para reinar los cielos, así como la sencillez y la frescura visual: imágenes, iconos, breves frases que expresan grandes conceptos… todo para que el usuario, de un rápido vistazo, pueda encontrar fácilmente lo que viene buscando y se quede con la imagen que la empresa desea proyectar.

Respecto a todo lo anterior, se puede deducir que la web debe estar enfocada en su totalidad en las necesidades del cliente y, por lo tanto, ofrecerle contenido que sea de su interés.

La creación de un blog puede ser la solución a muchos de los problemas mencionados. Un blog que gire en torno a las necesidades del usuario respecto al sector en cuestión y que puedan ser satisfechas por tu empresa, no solo permite llamar la atención del usuario y provocar visitas continuas a lo largo del tiempo, sino que, además de imponerte en tu sector, puede suponer un magnífico medio para escalar puestos en el ranking de los buscadores gracias al uso de palabras clave. Por lo tanto: interactividad con el usuario, dinamismo, posicionamiento SEO y aumento de clientes potenciales son algunas de las ventajas más destacables de contar con un blog activo.

Si ya no te acuerdas de la última vez que has actualizado tu web, a ciencia cierta está anticuada. Ha llegado la hora de ponerse en marcha y modernizar la presencia online de tu empresa, refrescar su imagen y subirse al tren de las tendencias más actuales. Para ello, estos son los cinco conceptos que debes sacar en claro:

  • Una buena presencia web de una empresa es imprescindible.
  • No es suficiente con estar, el mercado exige una plataforma dinámica, atractiva e interesante.
  • Anuncios emergentes o un mal posicionamiento son síntomas claros de una web obsoleta.
  • Diseños sencillos y visuales, y contenidos interesantes proporcionan una agradable experiencia al usuario.
  • Crea un blog, mímalo y recoge resultados.

En ocasiones, la falta de tiempo, el exceso de trabajo o la falta de conocimiento son algunas de las razones que provocan la decadencia de la presencia online de una empresa. Por ello, ante este tipo de situaciones, debes considerar la contratación de un equipo experto para renovar tu página web.

¿Quieres una opinión profesional sobre tu web de empresa?

Descarga 'Los 5 principales tipos de agencias, ¿qué hace cada uno?'

Etiquetas de la entrada: Comunicación estratégica | Comunicación online