Qué contar en un vídeo corporativo de empresa

¿Qué herramientas utilizas para presentar tu empresa, tus productos o servicios? Si tu respuesta es un vídeo corporativo, ¡enhorabuena! estás en el buen camino para conectar con tus clientes, proveedores y público en general en este siglo XXI. Pero si lo primero que se te viene a la mente es ese dossier -un díptico, tríptico o un resumen en papel, pdf o powerpoint- en el que explicas de una manera más o menos extensa  y con fotografías a qué se dedica tu empresa, sus servicios y cómo contactarte, es el momento de darle un cambio a tu estrategia de comunicación y marketing.

¿Sabes a ciencia cierta que tus contactos se han parado a leer y entender ese documento que les has proporcionado y que tanto tiempo has dedicado a escribir y maquetar? Déjame que te diga que, salvo un interés manifiesto, la respuesta será no.

Porque por muy espectacular o llamativo que sea tu dossier, estás obligando a tu contacto a realizar un esfuerzo y, hay que recordar, vivimos en la época de la inmediatez y la sencillez. Por eso, una de las herramientas más eficaces que vas a encontrar para comunicarte con tus públicos internos externos es, sin duda,  el video marketing.

Video corporativo: la mejor presentación

Un contenido audiovisual es la forma más directa, más atractiva y más práctica de llegar a las personas. Es fácilmente consumible y digerible. Solo es necesario echar un vistazo a los datos y estadísticas de consumo de plataformas de televisión y vídeo o de redes sociales que han incorporado contenidos audiovisuales. ¡Se han disparado!

Ocurre lo mismo en los negocios. Si deseas vender, generar imagen de marca, darte a conocer…el video corporativo te resultará de gran ayuda.

Sea lo que sea que desees transmitir respecto a tu empresa resultará altamente eficaz a través de la imagen, pues facilita la comprensión, incrementa el impacto y logra captar la atención. Además, un aspecto muy importante, aporta mayor credibilidad, estimula el recuerdo, genera mayor empatía y, sobre todo, engagement

Todo ello con la versatilidad que ofrece y la posibilidad de hacerse virales a través de diferentes medios o plataformas de comunicación.

¿Qué debe incluir tu vídeo corporativo o de empresa?

Ya lo tienes claro. El vídeo corporativo es la herramienta que va a aportar el toque diferencial a tu estrategia de comunicación y marketing. Y, ¿ahora qué?¿Por dónde empezar? Te trasladamos unos consejos para que tu pieza o piezas audiovisuales sean lo más adecuadas y conecten con tus usuarios.

1-Un propósito

Un vídeo corporativo debe tener un propósito, un objetivo. Hacer un vídeo marketing corporativo porque sí no tiene sentido, debe tener una intención, solo así podrás trasladar un mensaje correcto y concreto.

¿Aspiras a generar imagen de marca? ¿Dar a conocer un producto concreto o un servicio? ¿Deseas presentar tu empresa? ¿Explicar una parte de tu proceso de producción? ¿Quieres llegar a un tipo de cliente específico? Es el punto de partida para poder realizar un primer briefing en cuanto al mensaje a trasladar.

2-Un mensaje claro 

Una vez definido nuestro objetivo es el momento de elegir nuestro mensaje. Este debe ser claro y no dar lugar a interpretaciones u errores. No podemos contarlo todo, es imposible, y acabaríamos desviando la atención y provocando desconexión y hartazgo en el que lo está viendo. Frases cortas, datos concretos, al grano, con pocas ideas, pero muy contundentes.

Si lo que pretendemos es presentar nuestra empresa, trasladar qué somos, hacemos y cuál es nuestra actividad centrándonos en lo más importante.

3-Lo bueno y breve, dos veces bueno

¿Sabes cuánto tiempo es capaz de mantener la atención un espectador sin distraerse? Hay diferentes estudios que lo sitúan en ¡8 segundos! Así que nuestro propósito y nuestro mensaje debe ser realmente bueno y trasladarse en poco tiempo. Eso no significa que nuestro vídeo marketing tenga que circunscribirse a ese tiempo, en absoluto, pero si somos capaces de captar la atención, sorprender, atraer en esos primeros 8 segundos, se quedarán hasta el final.

Eso sí, no a un cortometraje de 10 minutos.

Lo recomendable es realizar varias versiones. De pocos segundos para usarlo como cebo o como aperitivo para redes sociales; de un minuto a modo de resumen; y una versión extendida de menos de 3 minutos. En ese tiempo como máximo debes ser capaz de trasladar tu mensaje e, incluso, reforzarlo.

4-Lo importante, al principio

Podría hablarte de utilizar un storytelling. Contar una historia hace el contenido audiovisual más consumible. ¿A quién no le gusta un cuento o una historia? Pero esta es una labor que debes dejar en manos de una buena agencia de comunicación y marketing que hable el lenguaje audiovisual y sea capaz de traducir tus ideas en un buen storytelling.

Lo que debes tener en cuenta es que lo importante debe estar siempre al principio. Como en una pieza de un informativo: titular, subtítulo y primer párrafo deben contener la información más básica y el mensaje más claro. Posteriormente podrás y deberás reforzarlo, pero ten en cuenta que el principio y el final son lo más importante.  

5-Llamada a la acción

Mensajes concretos, claros, ideas importantes… si quieren conocer más sobre lo que hacéis, dirige a los usuarios o espectadores a tu web, redes sociales o a tus oficinas a través de una llamada a la acción o CTA. No te olvides de que quede claro el punto contacto con tu empresa o negocio (teléfono, web, dirección...).

6-Branding 

Qué eres o qué es  tu empresa más allá de lo que produce o vende. La marca es un intangible en el que toman parte el logo, los colores, el tono, la tipografía, la experiencia del cliente, una proyección de cara al cliente y los mensajes. Todo esto es lo más importante que debes proyectar o, al menos, transmitir en tu vídeo corporativo.

Errores a evitar en tu video de presentación

Los seis puntos anteriores son los más básicos, aquellos en los que debes trabajar para conseguir un vídeo corporativo que enganche. Pero, al igual que hay aspectos a tener en cuenta, hay otros que debes evitar sí o sí porque conseguirán el efecto contrario. Vamos a destacar los más importantes.

Debes reflejar tus valores de marca, esto permitirá que atraigas al público adecuado.

1- NO es un vídeo promocional o de ventas

Tenemos claro que todos queremos comercializar nuestro producto o nuestros servicios. Es el fin último de cualquier empresa o profesional, pero esta acción no puede resultar evidente en  una herramienta de comunicación como un vídeo corporativo. Un vídeo corporativo no es para vender. Al menos no lo es de una manera directa. La palabra clave será sutileza.

No estamos hablando de un spot y, ¡atención!, incluso en los spots audiovisuales aquellos que mejor funcionan, los que consiguen engagement, son aquellos que te ofrecen una experiencia visual. Sabes que quieren que adquieras lo que te ofrecen, pero de una manera sutil.

2- Calidad deficiente de imagen y sonido

Puedes contar una buena historia, que tus mensajes sean efectivos y contundentes, pero para hacer que cada segundo cuente el vídeo marketing corporativo debe estar realizado con la misma profesionalidad que quieres transmitir de tu empresa.

Cualquiera puede sacar su móvil y realizar un vídeo, pero hasta aquellos que se publican en las redes sociales están muy cuidados, editados y trabajados. Déjalo en manos de profesionales. La imagen y el sonido deben hacer que cada segundo cuente y, por supuesto, no deben estar descontextualizadas.

Si las imágenes no se corresponden con lo que deseas transmitir, ni la música es la adecuada, si hay fallos de sonido o saltos de imagen que no sean naturales provocarás desconexión en tus espectadores, sean clientes o usuarios. Debes cuidar cada uno de los detalles del vídeo

¿Te gustan las puestas de sol? A todos, pero quizá en un vídeo en el que pretendemos trasladar la importancia de nuestro servicio postventa, no pegue demasiado. 

3 – Obviar la preproducción y el guion

La preproducción de un vídeo corporativo es fundamental. Una buena planificación ahorrará muchas horas  de grabación puesto que trata de planificar cada paso. En este punto tiene mucha importancia el guion, ya que no hablamos solo de un resumen de lo que puede ser tu empresa, sino de transmitir tus valores y la esencia de tu negocio.

Lo dicho, NO multipliques los mensajes, sé conciso y concreto, ofrece una experiencia, una solución, un mensaje... solo uno.

Estos tips te ayudarán a saber qué tener en cuenta y qué errores evitar si decides lanzarte a la creación de un vídeo corporativo en el que te aconsejamos que te rodees de un equipo de profesionales que combinen experiencia en marketing, comunicación y lenguaje audiovisual.

 

En Bannister Global tenemos una amplia experiencia en vídeo marketing y comunicación empresarial, ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a sacarle el máximo provecho a tus herramientas de comunicación.

¿Quieres saber más?

Guía básica de Vídeo Marketing

Etiquetas de la entrada: Video marketing | Marketing B2B