7 pasos para crear una estrategia de vídeo para redes socialesDesde los inicios de este blog hemos recalcado la importancia del contenido para cualquier estrategia de marketing. Lo sentimos, pero una vez más vamos a volver a hacerlo, ya que, a día de hoy el contenido sigue siendo el rey. Sin embargo, este contenido puede tener muchos apellidos, y en este momento el contenido audiovisual se corona como el favorito.

El confinamiento y la situación actual han tenido mucho que ver en el aumento del consumo de vídeos en nuestro país, las cifras hablan por sí solas: según Comscore, el pasado mes de diciembre cada español dedicó una media de 47 minutos diarios a ver vídeos en Internet, siete minutos más que en el mismo periodo de 2019. Sí, todos sabemos que plataformas como Netflix se están frotando las manos mientras lees esto, ¿pero sabías que el 55% del contenido audiovisual consumido son vídeos cortos superando incluso al consumo de episodios de series?

Las empresas se están subiendo al carro de lo audiovisual con estrategias de videomarketing: en total un 87% de las marcas, tal y como muestra un estudio reciente de Hubspot. Así que sí, es bastante probable que tus competidores ya estén usando el vídeo en su estrategia de contenidos.

Hoy vamos a darte 7 pautas para que no te quedes atrás y puedas lanzar cuanto antes tu estrategia de vídeo para redes sociales y puedas comprobar tus propias cifras:

1. Establece objetivos para tu estrategia de vídeo en redes sociales

El comienzo de cualquier estrategia de contenido para redes sociales es saber cuál va a ser su fin. ¿Qué quieres que conseguir? ¿En qué parte del embudo de conversión caerán estos vídeos?

Te recomendamos que no intentes abarcar demasiadas metas al mismo tiempo. Algunos ejemplos de objetivos de marketing de vídeo serían crear conciencia de marca, promocionar un producto específico o ayudar a un posible cliente a tomar la decisión de compra.

Sea cual sea tu objetivo, no te olvides de que sea SMART, es decir que sea específico, medible, alcanzable, relevante y limitado en el tiempo.

2. Escoge el tipo de vídeos

Hay muchos tipos de vídeos para redes sociales con propósitos diferentes para respaldar su estrategia general de contenido. Determinar cuál es el que funciona mejor para tu marca es un paso importante en su estrategia de vídeo para redes sociales:

  • Educativos: son vídeos informativos y además pueden ayudar a crear conciencia de marca para nuevos clientes. El tono puede ser más o menos formal, pero siempre posicionan a la marca como experta en un campo. Son muy útiles además para clientes activos o para leads que están muy avanzados en el embudo de conversión, con guías más técnicas y consejos para aprovechar al máximo el producto.
  • Vídeos corporativos: dejan ver el lado más cercano de la marca, pueden ser vídeos animados o ‘detrás de escena’, para que la audiencia pueda conocer la realidad de la compañía a través de sus empleados.
  • Entrevistas: a través de expertos o influencers. Una manera de aportar más autenticidad a tu marca.
  • Entretenimiento: No aportan demasiada información, sirven para entretener a la audiencia, enfatizar la voz de la marca y, sobre todo, para construir un sentido de comunidad entre el público.
  • Testimonios: Aquí un cliente activo expone su experiencia, valora un producto y habla de cómo ha ayudado a resolver un problema. Los vídeos que muestran cómo un cliente usa un producto o servicio y su satisfacción con él funcionan a nivel de conexión: un cliente potencial se verá reflejado y será persuadido para avanzar a través del embudo.

3. Escoge los perfiles de redes sociales para tus vídeos

Prácticamente todas las plataformas de redes sociales tienen su propia herramienta para integrar publicaciones de vídeo. Desde las más antiguas como Facebook o Twitter hasta las reservadas para audiencias de la generación Z, como Snapchat o TikTok.

Para escoger unas u otras hay que tener en cuenta dos factores. En primer lugar, párate a pensar dónde está tu audiencia actual y dónde está la audiencia a la que quieres llegar (y también tu competencia). En segundo lugar, analiza qué ofrece cada red social y qué dimensiones de vídeo se pueden mostrar (algo muy útil si deseas reutilizar tus vídeos en varias plataformas).

Cabe destacar que, si quieres crear series de vídeos, agrupar tutoriales, testimoniales, guías prácticas de productos… YouTube, Facebook e Instagram son las mejores alternativas para clasificar listas de reproducción.

4. Planea la producción y la postproducción de los vídeos

Un buen plan de producción del contenido audiovisual supone ahorrar tiempo y dinero a largo plazo. Ya sea usando una aplicación online que te permita trabajar con flujos, o bien, tirando de lápiz y papel. Entre los pasos a seguir se encuentran los siguientes:

  • Identificar el equipo necesario (tanto técnico como humano).
  • Escribir un guion.
  • Crear el storyboarding del video.
  • Planificar el rodaje, ya que la grabación no será lineal.
  • Identificar los escenarios en los que se filmará y tener en cuenta la luz natural.

Después de ejecutar un plan sólido, es hora de pasar a la posproducción, que no significa simplemente cortar escenas y volver a unirlas con música. También incluye acciones como meter subtítulos y agregar printers, algo muy importante para vídeos en redes sociales, ya que la mayoría de los usuarios los ven en sus dispositivos móviles, en ocasiones sin sonido. Otros aspectos a tener en cuenta son obtener las licencias musicales necesarias o añadir pantallas de llamada a la acción.

5. Programa y promociona los vídeos

Ahora que tienes la pieza audiovisual lista, comienza la cuenta atrás, es hora de programarla y promocionarla. Algunas plataformas de gestión de redes sociales ofrecen opciones de publicación de vídeos si quieres tener calendarizada tu estrategia de vídeo en redes sociales.

Un detalle importante que a veces se pasa por alto, es establecer la hora óptima de publicación, en este sentido las propias plataformas de redes sociales nos pueden dar pistas sobre el mejor momento para publicar, en qué franja horaria nuestra audiencia está más activa y receptiva. Esto nos ayudará a generar el mayor impacto posible, tanto en cantidad de personas alcanzadas como en número de reacciones y respuestas.

Además de la hora de publicación, un buen título y una buena descripción previa al vídeo marcarán la diferencia entre que alguien se decida por darle al play o no. No lo dudes: frases concisas, atractivas, una pregunta que se pueda responder viendo el vídeo, emoticonos… Todo aquello que invite a hacer clic en el vídeo es bienvenido.

No pienses en los vídeos en las redes sociales como una publicación de usar y tirar. Un vídeo completamente producido se puede cargar en varias redes durante mucho tiempo, dependiendo de la temporalidad de su mensaje.

Si lo que buscas es transmitir en vivo, no olvides promocionar previamente y con frecuencia su estreno para asegurarte de que tu audiencia se una en el momento adecuado.

6. Seguimiento de las publicaciones

Una vez que el vídeo en redes sociales ha sido lanzado, hay que estar atentos: los usuarios reaccionarán, comentarán y lo compartirán. Nosotros debemos ser proactivos y reactivos para establecer una relación más cercana con nuestra audiencia y fomentar la creación de una comunidad alrededor de nuestra marca.

Hemos de responder a dudas y consultas, interactuar con los comentarios, fomentar la conversación y agradecer los comentarios positivos. Desgraciadamente, no se puede agradar a todo el mundo y también es necesario hacer frente a los comentarios negativos, por eso, en este post te damos las claves para gestionar los malos comentarios y evitar que deriven en una crisis de reputación.

7. Analiza los resultados

El último paso de cualquier estrategia es el más importante de todos: analizar las métricas. No conocerás el rendimiento de un vídeo a menos que eches un vistazo a las estadísticas asociadas a él. ¿Cuáles son los recuentos de vistas? ¿Los tiempos de visualización? ¿Las acciones, los me gusta y los comentarios? ¿Las veces que se ha compartido? Cada red proporciona diferentes herramientas nativas de análisis, por lo que es importante que sepas identificarlas antes de comenzar con la producción.

Las métricas que utilices para analizar el éxito deben coincidir con los objetivos establecidos en el paso número 1.

Y después de estos pasos solo queda volver a comenzar de nuevo, pero ahora disponiendo de nuevos datos, experiencia y recursos que servirán para localizar puntos de mejora.

 

En Bannister Global tenemos una amplia experiencia en la creación de estrategias de vídeo en redes sociales y podemos ayudarte a desarrollar la tuya de principio a fin. Por eso, no dudes en contactar con nosotros, juntos podemos alcanzar todas tus metas.

¿Quieres saber más?

Guía práctica para elegir (bien) una agencia de comunicación

Etiquetas de la entrada: Comunicación online | Video marketing