Los seis pecados de las webs corporativas

Cada cierto tiempo hay que darle una vuelta a las páginas web. No sólo para adaptarse a las tendencias de diseño, sino para adaptarlas a las nuevas y cambiantes tecnologías, para incorporar nuevas funciones o, simplemente, porque no funcionan bien. Si estás pensado en un rediseño de tu web, seguro que algo no está yendo como debería.

Bien sean razones evidentes o sutiles, estos son los seis principales pecados de las webs corporativas, los indicadores que señalan que una web necesita una actualización:

1. “La web es fea”

El universo online es muy competitivo y hace que el escaparate web de tu marca esté literalmente a un clic de otras muchas empresas de tu sector. Y no sólo de la competencia, sino también de cualquier otra opción que tengan a su alcance tus clientes.

El estilo es algo que se nota nada más aterrizar en en una web. Antes de leer la primera línea, el usuario tiene una percepción no completamente racional de quién eres y de qué va tu página en base a una apariencia visual que se transmite en dos segundos y que se solidifica en el primer minuto de navegación.

2. “La web no transmite lo que somos”

Una página web puede ser una herramienta de comunicación valiosaTodo en la página debe estar encaminado a transmitir una imagen de marca coherente con la empresa, con sus características y con su actividad. Hablamos de los colores, las tipografías, las imágenes, los efectos visuales y, por supuesto, el contenido. 

Los mensajes de marca deben ser claros desde el inicio. Hay que asumir que es posible que el usuario sólo esté unos segundos en la página. En un golpe de vista debe ser capaz de entender a qué se dedica la marca, el valor de lo que ofrece y cómo le puede ayudar.

3. “Esta web es un caos”

En los primeros tiempos del diseño web, se interpretaba la página web con el mismo código visual de las páginas de los periódicos y revistas. Este esquema sólo funciona correctamente con los medios de comunicación online. Tener una página de inicio en la que el usuario tenga 40 ó 50 links a su disposición es un disparate.

Los sitios web que no se han actualizado con los años, tienden a verse desordenados y abarrotados. Demasiada información en la página tiene un efecto negativo y puede llevar al visitante a darse por vencido. Hoy en día, los sitios web son más agradables a la vista, con áreas destacadas y una navegación fácil

Hay que presentar la información más importante en la parte superior de la página de inicio, con el objetivo de atraer a los lectores y llevarlos a desplazarse hacia abajo o hacer clic en otra página cuando quieran leer más.

Hay una tendencia a querer incluir todo en la página de inicio. No es posible. Destacar todo es lo mismo que no destacar nada. Piensa en el menú de un restaurante: ordenado, con unos pocos platos en cada sección y con descripciones claras.

4. “Tiene una estructura compleja”

En los albores de la creación de webs había una parte del menú destinada a ‘mapa web’, en la que se trataba de guiar al usuario por una compleja red de menús y submenús. Para llegar a determinados contenidos había que hacer múltiples clics, porque las jerarquías de menús las decidían los informáticos y los directores generales de las empresas.

Ese enfoque está ya superado, porque la experiencia de usuario (UX) es a día de hoy la ley que impera en las webs modernas. Hay que hacer fácil la navegación porque el usuario es muy impaciente. No hay más que ver las estadísticas de rebote de los visitantes de las webs. Si tu sitio web tarda más de dos segundos en cargar, comienza a perder usuarios. Si lo que necesitan encontrar no está accesible, los visitantes se rendirán.

5. “Se ve mal en algunos navegadores”

En entornos online, un plazo de cuatro años es casi otra era. Los sitios web construidos hace más de un par de años pueden tener dificultades para funcionar en los navegadores actuales. Los sitios web pueden comenzar a estropearse si las plantillas sobre las que están construidas no reciben actualizaciones por parte de sus desarrolladores o no se revisan los pluggins por parte de los administradores. ¿Tienes una página web online y nadie le realiza un mantenimiento técnico, aunque sea mínimo y preventivo?

Cualquier sitio web debería funcionar bien en todos los navegadores, incluidos Safari, Firefox, Chrome e Internet Explorer. Además, debe ser igualmente funcional tanto en PCs como en Macs. ¿Tu página web aún tiene elementos Flash?

Tampoco debes olvidar que es posible que la mayoría de los visitantes de tu web entran a través de un teléfono móvil. El diseño debe tener en cuenta estos detalles.

6. “Sólo es una tarjeta de visita o presentación online”

¿De verdad? Pues tiene muchas posibilidades como herramienta de conversión. ¿Has pensado que los visitantes de la web pueden ser consumidores potenciales? ¿Tienes una estrategia para convertir a los visitantes en leads, y para convertir los leads en ventas? Pues estás desaprovechando el potencial de tu principal herramienta online.

Una agencia de comunicación inbound te puede ayudar a definir una estrategia, a clarificar a quién quieres llegar y a concretar los objetivos de generación de visitantes, de leads y de visitas.

¿Quieres saber más?

Descarga 'Guía oficial de HubSpot para crear buyer personas'

Etiquetas de la entrada: Inbound marketing | Comunicación online