Las 5 diferencias entre inbound marketing y marketing tradicional

La revolución de la era de internet ha supuesto un gran cambio en casi todos los aspectos y ámbitos de nuestro día a día, llegando a transformar totalmente algunos procesos del comportamiento humano, como la forma en la que nos relacionamos, cómo consumimos información o cómo nos mantenemos al día de lo que ocurre en el mundo.

Por supuesto, también ha afectado al modo en el que nos comunicamos con las marcas o empresas, dando lugar a un nuevo concepto, inbound marketing, la metodología que se centra en atraer al cliente y aportarle valor, para hacer frente a la reducción de efectividad de las técnicas utilizadas hasta el momento en el sector. Pero, ¿cuáles son las diferencias entre inbound marketing y marketing tradicional o outbound marketing?

El método

Hasta la llegada del inbound marketing, las empresas trataban de captar la atención de sus clientes destacando las características y beneficios del producto o servicio que ofrecían, muchas veces, interrumpiendo a la audiencia sin conocer si tienen o no interés por el producto.

Sin embargo, el inbound marketing pone el foco en el cliente en lugar de en el producto, intentando atraerlo con un contenido relevante relacionado con sus necesidades. Un cambio radical en la relación consumidor-empresa.

El objetivo

El método tradicional siempre ha perseguido un único y exclusivo fin, vender, tanto si el cliente necesita el producto, como si no. Con el marketing de atracción o inbound marketing, las empresas no buscan directamente la venta, si no satisfacer las necesidades informativas del consumidor.

De esta forma, se consigue llamar su atención aportando valor añadido, dejando en su mano la decisión de si le interesa o no el producto ofertado. Al optar por una relación no intrusiva, los clientes potenciales no se sienten presionados para comprar, sino que perciben a la empresa en un entorno no comercial.

La audiencia

Una de las principales diferencias entre el inbound marketing y el marketing tradicional se basa en el volumen de público objetivo al que se dirigen los mensajes lanzados. Mientras que el outbound marketing está orientado al gran público y la forma de establecer contacto con los posibles consumidores es fría e impersonal (con mediciones en cientos de miles GRPs, CPCs…), en la metodología inbound los mensajes llegan a un número mucho menor de personas que además han mostrado interés por el producto o servicio ofertado.

La comunicación con el público objetivo

Mientras que el marketing tradicional se caracteriza por la comunicación en una sola dirección, sin tener en cuenta la opinión del consumidor, tanto para bien como para mal, la filosofía del inbound marketing se basa en establecer relaciones de confianza con los potenciales clientes, obteniendo un feedback para conocer sus opiniones y necesidades en cada momento. El objetivo es crear una conexión entre el consumidor y la marca, de la que ambos obtengan un beneficio mutuo. 

Las herramientas

El outbound marketing es fuego por saturación: llamadas desde call centers, el envío de email marketing que bordea el spam, la inserción de pop ups y banners cuando accedes a una web, y los clips pre roll cada vez que quieres ver un vídeo sea donde sea.

El inbound marketing es distribuir contenido de calidad a través de blogs, redes sociales y páginas web. Un método slow, se trata de convencer sin agredir. Y es que, en este momento, el consumidor tiene el poder de buscar por sí mismo lo que necesita sin necesidad de esperar a que las ofertas lleguen a él, por lo que las empresas deben estar a su lado, ayudándole a resolver sus necesidades en cada momento a través de contenido que le aporte valor añadido.

En definitiva, la metodología de inbound marketing plantea un cambio radical en la forma en la que una organización busca el contacto con los potenciales clientes, ya que se orienta a atraerlos para que se acerquen, mientras que con el outbound marketing es el anunciante el que persigue al cliente.

¿Quieres saber más sobre inbound marketing?

Descarga 'Inbound marketing, de la A a la Z'

Etiquetas de la entrada: Inbound marketing