Siete consejos para redactar contenido web

La creación de contenido web se ha convertido en indispensable para las empresas por dos motivos: facilitar información a clientes potenciales y obtener un mejor posicionamiento en los buscadores. Si hablamos de contenido web, estamos haciendo referencia a todos los elementos de una página: desde su estructura hasta los enlaces internos o las etiquetas.

A pesar de que no existe una fórmula matemática para redactar contenido web de calidad, lo cierto es que Google sí que da importancia a ciertos aspectos, como pueden ser la relevancia o la adecuación de los contenidos a las palabras clave que hemos utilizado para posicionar la página.

Por ello, vamos a compartir 7 pautas para lograr que el contenido web sea de calidad y de interés para el lector final:

  1. Saber quién es el público objetivo de nuestra publicación, es decir, determinar a quién se dirige. Debemos utilizar un lenguaje adecuado para nuestro target, ya que no es lo mismo dirigirse a un público adulto que a jóvenes, por ejemplo.
  2. Utilizar un lenguaje directo, sencillo y conciso. Las frases no deben ser excesivamente largas, de unas 20 palabras aproximadamente. Debemos ir directamente al grano para tratar de enganchar al lector, así podremos lograr que esté más tiempo navegando en nuestra página web.
  3. Cada idea debe ser desarrollada en un párrafo, siendo estos de corta duración. En el contenido web, debemos evitar el relleno con información banal, ya que prima la calidad frente a la cantidad de palabras.
  4. Con la finalidad de hacer el contenido más atractivo y permitir descansos al lector, siempre que sea posible es recomendable acompañar el texto con información gráfica. Nuestro contenido tiene que ser dinámico, ya que no es lo mismo que leer un libro.
  5. La finalidad del contenido tiene que ser informar al lector, por lo que debemos identificar alguna necesidad suya, para tratar de resolverla.
  6. Otro aspecto esencial es la jerarquización del contenido mediante listas y ladillos, ya que de esta forma, se estructura de forma más visual la información y se permite una lectura rápida y más ordenada. Además, es necesario poner especial énfasis en el título, que debe ser atractivo e incluir la palabra clave del texto.
  7. Es importante relacionar nuestros propios contenidos a través de enlaces internos. De este modo, conseguiremos que los clientes pasen más tiempo en nuestro sitio web y puedan acceder a más información de su interés, pero además estaremos mejor posicionados en los buscadores.

Si una marca sigue estos consejos, su contenido será más atractivo para sus clientes, lo que le ayudará a obtener una serie de beneficios:

  • Mejorar el SEO. Estará mejor posicionada sin necesidad de invertir más presupuesto.
  • Atraer más personas a su sitio web, lo que se traduce en un aumento del número de visitas, leads y clientes.
  • Mejorar la reputación de la empresa, ya que le permitirá diferenciarse de la competencia, y la difusión de la marca.
  • Fidelizar a los clientes.
  • Reducir los costes en publicidad convencional.
  • Mejorar la interacción con los clientes.

Tras establecer el tipo de contenido que publicaremos en nuestro sitio web, así como los beneficios que esperamos obtener, es el momento de determinar otro aspecto esencial: la periodicidad de nuestras publicaciones. En este aspecto, debemos ser constantes, ya que de nada sirve ofrecer mucha información en un período de tiempo reducido, y luego estar un largo tiempo sin publicar.

En definitiva, las empresas cuentan con la posibilidad de ofrecer contenido específico en sus páginas web para resolver los problemas de sus potenciales clientes. De este modo, podrán generar valor, para hacerse un hueco en la mente del consumidor.

¿Quieres saber más?

Descarga 'Los 5 principales tipos de agencias, ¿qué hace cada uno?'

Etiquetas de la entrada: Comunicación online