Cómo enfocar tu blog a una estrategia de ventas

Un director de marketing o de comunicación sabe que los blogs corporativos pueden llegar a ser un dolor de cabeza. Partiendo del propio nombre de la sección ya se pueden empezar a encontrar dificultades. Bitácora, noticias, prensa, comunicación, actualidad… Bajo estos nombres se abre habitualmente una sección dinámica en las webs corporativas que pocas veces da las satisfacciones que debería.

En el mejor de los casos, el blog corporativo da información de la empresa u organización. Títulos como “Abrimos delegación en Tal país”, “Entregado el proyecto para Cuál cliente”, “Participamos en el evento” y “Recibimos el premio” son habituales en estas secciones de la web. Reflejan la vitalidad y fuerza de una organización, pero no venden. Y si resulta que en el último año no hay aperturas, proyectos que contar o menciones, pues el blog se queda mustio.

Enfoque inbound

La metodología de inbound marketing considera imprescindible que haya un lugar para publicar de forma regular posts. Se trata de atraer tráfico a la web, para convertirlo después en una oportunidad de venta ofreciendo un contenido extra a cambio de datos de contacto. Un blog debe hablar del sector, de tendencias y ofrecer respuestas a los problemas de los clientes potenciales, más que de noticias corporativas. Se trata de conseguir ser una fuente de autoridad y construir una relación sobre la base de la confianza.

Para enfocar tu blog a una estrategia de ventas es imprescindible orientarse a las necesidades del buyer persona y de su situación en el buyer’s journey.

El proceso de creación de contenido

Para la creación de contenido, en primer lugar hay que elegir un tema (único). Nuestro blog debe aportar contenido educativo sobre nuestro sector, respondiendo a las preguntas habituales de los consumidores. Por ello es imprescindible investigar primero: saber de qué se habla en tu industria, qué asuntos son prioritarios para tus competidores y cómo se abordan los temas en redes sociales.

Luego hay que definir un título (muy preciso). Es clave que el titular de un post sea atractivo para el lector, pero también debe estar perfectamente orientado a SEO, ya que en casi todos los casos Google va a apuntar a nuestro post si tiene un buen trabajo de palabras clave.

A la hora de redactar y dar formato, hay unas reglas básicas como son la claridad, las frases cortas y un diseño ligero a la vista, con imágenes y espacios. El texto debe estar optimizado para SEO, construido también en torno a keywords, pero también los alt-text de las imágenes, las URLs y los titulares de la página.

Y nunca debemos olvidar que el post de un blog debe prometer aún más de lo que ya ha dado en el texto. Por eso es necesario promover ofertas de contenido con información valiosa a la que se pueda acceder a través de un formulario y una landing page. Sólo así el blog podrá tener un retorno de inversión en términos cuantitativos.

Distribución del contenido y análisis

Una vez escrito el post, hay que promoverlo en todos los canales posibles, ya que dejarlo aparcado en un rincón de nuestra web no va a hacer que se distribuya y consiga tráfico. Hay que difundirlo en las redes sociales propias, conseguir que otros lo difundan en sus redes, promoverlo a través de email marketing y conseguir enlaces desde otros blogs o páginas.

Como siempre, en toda estrategia, hay que analizar el rendimiento de cada post en cuanto a número de visitas, palabras claves, respuestas a la llamada a la acción y leads generados.

Una buena estrategia de inbound marketing hará que tu blog corporativo pase de ser un recurso mal aprovechado a una herramienta de éxito para el ciclo de ventas.

¿Quieres saber más?

Descarga 'Guía oficial de HubSpot para crear buyer personas'

Etiquetas de la entrada: Inbound marketing