Todos somos Premium

Es un hecho que la crisis económica ha puesto patas arriba el mundo de la comunicación. Agencias de tamaño medio, con grandes cuentas y amplias plantillas, han visto reducidos sus ingresos, han prescindido de efectivos y han encontrado una competencia feroz en aquellos que, bien por comenzar su actividad en este nuevo escenario, bien por tener que sobrevivir tras salir de una empresa mayor,se han lanzado a captar clientes en un mercado que antes estaba menos repartido.

Esta atomización de la oferta –con el consiguiente descenso de los precios– unida al desplome de la inversión en comunicación y publicidad, ha convertido el sector en un ecosistema en el que no sobreviven los más fuertes, sino los que son capaces de especializarse.

Una especialización que no viene definida por sectores ni por actividad, sino que debe hacerse de forma específica para cada cliente. Cuando cualquier empresa decide invertir en comunicación –en un entorno económico aún en vías de recuperación– espera por parte de la agencia de comunicación no solo resultados, sino atención personalizada, flexibilidad para adaptarse a sus demandas y una cierta exclusividad. En definitiva, un servicio Premium.

Todos somos Premium

Esta nueva exigencia de los clientes no tiene por qué ser negativa para las agencias. Si bien es cierto que aumentan las horas de dedicación a cada cliente, y que eso puede reducir el número de cuentas que se pueden atender con el mismo nivel de calidad, la relación entre la agencia y el cliente se hace más estrecha, se comparten objetivos y se abre la puerta a un crecimiento mutuo. Cuanto mejor le vaya a ese cliente al que se ofrece un trato Premium, mejor para la agencia, que podrá facturar servicios nuevos y acompañar al cliente durante más tiempo en su andadura empresarial.

Quizá la agencia tenga menos cuentas en su cartera, pero serán cuentas más consolidadas, con clientes más fieles y más abiertos a experimentar nuevos productos y servicios con su agencia, convertida ya en socio empresarial preferente. Es decir, Premium: exclusividad, personalización y confianza por ambas partes para lograr resultados excelentes. 

¿Quieres saber más?

Las 15 cosas que tienes que saber sobre comunicación si eres empresario

Etiquetas de la entrada: Comunicación estratégica