Tres años de innovación y trabajo a medida

Os hemos llamado a vosotros y a otras dos agencias –cita a dos importantes– para que nos hagáis un planteamiento de comunicación”. Cuando nos llama un posible cliente y nos mete en una categoría en la que hay empresas que admiramos y que llevan décadas en primera división, nos sentimos especialmente orgullosos. El clímax llega cuando nos dicen “vuestra propuesta es la mejor”. No ha sido fácil llegar a eso.

Dimos nuestros primeros pasos con una fuente de inspiración muy grande y en un entorno poco favorecedor.Bannister Global nació en 2012, con los brotes verdes resecos y pisoteados, y aún lejos del cambio de ciclo al que, según dicen, estamos entrando en 2015.

Sin embargo, nos animamos a dar el paso con una motivación enorme, alentada por uno de los clientes que más han confiado en nuestros profesionales –ellos y nosotros nos reconocemos sin necesidad de citar–. 

Parte del equipo de Bannister Global Parte del equipo de Bannister Global.

Los primeros proyectos para este cliente se fueron elaborado al mismo tiempo que se fue modelando la visión de nuestra empresa como una agencia innovadora. Un modelo de negocio basado en la calidad del servicio bajo un nuevo modelo de gestión que les permite ofrecer una gran cantidad de herramientas de comunicación a costes mucho más reducidos que los líderes del sector. El valor añadido de nuestra agencia es diagnosticar y desarrollar proyectos a medida, a costes ajustados a mercado, y eso se hace con un equipo bien entrenado, altamente cualificado y muy implicado. Cuando nos preguntan “¿Cuántos sois en Bannister Global?”, nuestra respuesta es “¿Cuántos necesitas?”. Confiamos en individuos y empresas con especialidades concretas. Profesionales con los que asociarnos para desarrollar proyectos, formando un equipo virtual bien coordinado, en un ecosistema flexible, en el que todos ganamos. Todo el mundo dice que es el trabajo del futuro.

Somos una agencia pequeña que presta muchos servicios a pocos clientes, ya que nuestro valor es y será siempre ofrecer un servicio a medida basado en un modelo de trabajo innovador. Hay que conocer las necesidades, las personas y los mercados de quien nos necesita. Con este planteamiento de servicio intensivo, la palabra cliente fue pasando a emplearse en plural.

En estos tres años hemos tenido –relativamente– pocos clientes para los que hemos desarrollado un ciento de proyectos articulados mediante estrategias concretas: planes de comunicación, publicaciones, páginas web, proyectos de comunicación digital, eventos, planes de marketing, campañas de publicidad, vídeos, servicios de relaciones públicas e institucionales…

Y el  modelo es sostenible porque los clientes confían en nosotros, porque no somos una agencia para todo el mundo, sólo somos una opción para los que buscan algo hecho a medida

¿Quieres saber más?

Guía práctica para elegir (bien) una agencia de comunicación

Etiquetas de la entrada: Comunicación estratégica